Pedro Sánchez durante un acto con los militantes, los que le han posibilitado volver a dirigir el partido. EFE

Los avales presentados por Sánchez amenazados de sospecha de fraude

stop

La carrera de los candidatos socialistas con la presentación de avales ha levantado una nueva polémica

Carlos Carnicero

Pedro Sánchez durante un acto con los militantes, los que le han posibilitado volver a dirigir el partido. EFE

Barcelona, 05 de mayo de 2017 (07:55 CET)

A pesar de los intentos de la comisión gestora por apartentar normalidad, la sombra de la sospecha sobre la legitimidad de los avales de Pedro Sánchez anuncia una polémica en la que el expresidente habría querido dar un golpe de efecto con avales que podrían ser revocados.

Sorpresa al cierre de la recogida de avales para las elecciones primarias. Altísima participación y solo cinco mil votos de diferencia a favor de Susana Díaz respecto a los obtenidos por Pedro Sánchez.

Ayer a las doce de mediodía se cerró el plazo de presentación de avales. La extrañeza fue la alta participación. De 177.902 militantes con derecho a voto, 131.986 avalaron a alguno de los tres candidatos, un record de participación que corresponde aproximadamente al setenta por ciento de los afiliados. Para establecer una comparación, conviene recordar que en las primarias de 2014 participaron en la recogida de avales 76,488 militantes, es decir 55.000 militantes menos que en este proceso con el añadido de que entonces había veinte mil militantes más.

Además de la alta participación, destaca la escasa distancia que existe, según las primeras informaciones y falta de verificar y certificar los avales emitidos, entre los 62,617 recogidos por Susana Díaz y los 57,369 de Pedro Sánchez. Patxi López se queda muy lejos con sus 12.000 militantes que han apoyado su candidatura. Portavoces de la Comisión Gestora se han abstenido de cualquier declaración que no sea su satisfacción por el alto grado de participación obtenido, mucho mayor del que se esperaba para la votación para elegir al secretario general, que será el próximo mes de junio.

Avales PSOE: de 177.902 militantes con derecho a voto, 131.986 avalaron a alguno de los tres candidatos

Ningún miembro de la Comisión Gestora ha querido valorar los resultados obtenidos a excepción de la alta participación. Los resultados no serán oficiales hasta que se realice el proceso de verificación de avales. Las fuentes consultadas han declarado que se trata de un proceso normal para certificar la pureza democrática de los avales obtenidos por cada candidato. Preguntados sobre la sospecha que podía levantar la alta participación y lo cerrado del resultado, no han querido entrar en el tema y se han reiterado que “los controles que se establecen en el recuento garantizan la limpieza del proceso del que nadie puede levantar sospechas”.

Sin embargo, hay algunos hechos que llaman la atención. En el entorno de la candidatura de Pedro Sánchez se filtraron sucesivamente distintas cifras. En un primer momento, la cifra facilitada fueron 36000, después 46.000 y finalmente los 57.369 confirmados.

El reglamento del PSOE exige que se compruebe la veracidad de los avales en relación con los militantes que los han emitido. En caso de que se detectasen duplicidades en la emisión de los avales, quedarán excluidos ambos.

En el entorno de la candidatura de Pedro Sánchez han pedido que solo se comprueben y certifiquen avales hasta los cerca de diez mil necesarios para ser candidato, excluyendo los que excedan de esa cantidad. El criterio de la Comisión Gestora es el control minucioso de cada uno de los avales emitidos, porque es la única manera de certificar que el proceso ha sido limpio y transparente.

Avales PSOE:  en caso de que se detectasen duplicidades en la emisión de los avales, quedarán excluidos ambos.

En la memoria están las elecciones primarias para elegir a candidatos a la presidencia de la Generalitat Valenciana en el año 2010 que enfrento al ex ministro socialista, ya fallecido, Antonio Asunción, con el secretario general del PSPV, Jorge Alarte. La Comisión electoral de las primarias anuló más de doscientos avales de Antonio Asunción, que fueron considerados fraudulentos. El asunto hizo correr ríos de tinta porque el candidato Asunción recurrió las primarias ante los tribunales de Justicia.

Este recuerdo hace extremar la prudencia en el recuento de los avales que se está celebrando en estos momentos. Por eso ningún miembro de la dirección provisional del PSOE ha querido realizar ninguna especulación sobre la alta participación del proceso. Y tampoco sobre el hecho de que Pedro Sánchez haya sacado unos resultados excelentes en el País Valenciano, algunos de cuyos apoyos son casualmente los mismos de los que disfrutó Antonio Asunción en las primarias de hace siete años.

El diputado José Luis Ávalos, militante del PSOE desde 1981, proveniente del Partido Comunista de España, es uno de los más estrechos colaboradores de Pedro Sánchez y a su vez secretario general del PSPV de la provincia de Valencia. Junto a Juan Andrés Perelló, dirigente de Izquierda Socialista, son los dos pilares del candidato Sánchez en la comunidad donde el ex secretario general ha obtenido unos resultados espectaculares.

Avales PSOE: ningún miembro de la dirección provisional del PSOE ha querido realizar ninguna especulación sobre la alta participación del proceso

La Comisión Gestora está teniendo un extremo cuidado en el manejo de todo el proceso de control de avales porque en el fondo hay quien teme que Pedro Sánchez esté agazapado para seguir la doctrina Asunción y poner en duda la limpieza del proceso. Los avales proclamados por Sánchez le han servido para capitalizar la imagen de que la lucha por la secretaría general sigue abierta y en el caso de que algunos de esos avales fueran impugnados, le servirían como estrategia de victimismo.

Es muy probable que la revisión de avales dure toda la noche. Nadie en la dirección del PSOE hará ninguna valoración hasta la presentación del informe ante la prensa. Pero por mucho que la gestora intente aparentar normalidad, hay algunos sectores en la militancia del partido que vaticinan sorpresas en la revisión de los avales.